Después del pecado original en el huerto del edén, el hombre se encontró escondido de Dios, avergonzado, con miedo, con necedad en su corazón, echándose las culpas unos a otros, con desesperación a causa de su desobediencia y de su agravio al Creador.

Dios que en esencia es amor, busca al hombre, le encuentra, le cuestiona, le hace túnicas de pieles, cubre su desnudez y los viste. De esta forma Dios promete el canal de salvación eterna, apunta y señala al Salvador. (Génesis 3:8-24).

Al igual que el maestro oriental comprendía que el alacrán le seguiría picando cada vez que le extendiera su mano; pero decidió seguir salvándole y extendiendo una manera de salvación: la hoja del árbol.

 

Dios al igual ha comprendido que el hombre en su necedad, continuará pecando, seguirá haciendo cosas desagradables a Él, seguirá produciendo picadas en el corazón de Dios. !No importa! Dios ha decidido seguir amándole, Dios ha de seguir extendiendo su gracia y propiciando un medio de salvación. ¡La sangre de Cristo, la cual nos limpia de todo pecado!

Véase, 1 Juan 2:1.

Jesús dijo: De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. Este concepto debe penetrar en las mentes de los genuinos cristianos: Dios nos ama, nos acepta y quiere a todo costo una relación personal con nosotros.

 

Él extiende un medio de salvación incomparable e insustituible, Jesucristo y el derramamiento de Su sangre en propiciación por nuestros pecados.

Mi relación con Dios no dependerá más de mis actitudes (de mi naturaleza) para ganar el cielo, no dependerá jamás de mi conducta o de la manera de mis comportamientos. !soy pecador, soy como el alacrán! y seguiré pecando; pero Dios en su amor me seguirá amando, me seguirá perdonando y seguirá cada día mostrando la manera de sacarme del hoyo cenagoso y del hueco de la perdición. (Isaías 38:17; Salmos 103:4).

Y no estamos promoviendo el libertinaje para pecar, sino que no descansamos de proclamar el amor incondicional de Dios por el pecador.

El maestro oriental decía: "La naturaleza del alacrán es picar; pero eso no cambiará la mía, que es ayudarle y salvarle.

Dios no cambiará su naturaleza. Él es un Dios inmutable, el alfa y la omega (Apocalipsis 1:8) el que es antes de todas las cosas (Colosenses 1:17). Y su esencia es el amor, por lo que ama a sus criaturas hechas a su imagen y semejanza.(Génesis 1:26). Y hace lo increíble por librarlas de la perdición.

Dios ama al pecador, anhela vehemente lograr una relación con nuestras almas, y nos regala la salvación. Dios quiere salvarnos de la perdición eterna.

(Juan 3:16).

- MI NATURALEZA ES: Es pecar.

- SU NATURALEZA ES: Es amar, perdonar y ofrecer la Vida Eterna por medio de la sangre derramada de Su Hijo, provista para mí, que soy pecador.

Oremos pues, 

¡Dios Mío!, quiero vivir todos mis días creyendo por fe en la esencia de tu naturaleza compasiva, de amor y de misericordia por mí que soy un miserable pecador. Quiero abrazar tu gracia y tu perdón.

 

Señor Jesús, quiero descansar en tu amor incondicional a favor mío, para que cada día me ayudes a serte fiel, y a ser un cristiano más auténtico y menos religioso. Amén.

 

¡Gracias Dios! por tu naturaleza, porque siendo yo un pecador Cristo murió por mí. (Romanos 5:8).

¿Quiere recibir un aviso
por correo de los
 editoriales nuevos?