La carencia del

mensaje

Cristo-céntrico 

Por Samuel Santiesteban
Yo mismo, hermanos, cuando fui a anunciarles el testimonio de Dios, no lo hice con gran elocuencia y sabiduría. Me propuse más bien, estando entre ustedes, no saber de cosa alguna, excepto de Jesucristo, y de éste crucificado. Es más, me presenté ante ustedes con tanta debilidad que temblaba de miedo. No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes sino con demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana sino del poder de Dios.  
(NVI, 2 de Corintios 1-5).  

Introducción

 

Son muchas las iglesias que no predican un mensaje Cristo-céntrico. Es interesante notar que muchos cristianos no pueden ni darse cuenta de esto, incluso hay algunos que nunca han escuchado este término, por lo cual se preguntaran: ¿qué es un mensaje Cristo-céntrico? Quizás derivan alguna lógica por las palabras; pero aún carecen de todo discernimiento para darse cuenta cuándo lo escuchan o cuándo carecen de este.

¿Qué es el mensaje Cristo - céntrico?

Pues este mensaje coloca al Señor Jesucristo en el centro de toda la prédica, porque Él es el autor de nuestra redención. (Hebreos 12:2). Por Él todas las cosas existen y por Él todas fueron hechas.

(Colosenses 1:16).

 

Es que a Cristo lo podemos encontrar por toda La Biblia de una manera maravillosa y gloriosa. Él se encuentra desde Génesis 1:1 hasta el último versículo del Apocalipsis.

El mensaje Cristo-céntrico pone en eminencia al Salvador y Su obra. Cristo se revela en cada uno de los pasajes de las Sagradas Escrituras.

En cada prédica de este mundo y en cada oratoria sobre el Evangelio se debería señalar a Cristo, explicando que el problema mayúsculo del hombre y de la mujer es el pecado y su separación total de la gloria de Dios.

Y esto sólo tiene una forma de resolverlo: La única manera de llegar a un entendimiento con Dios y definir el destino eterno de nuestras almas es a través de Cristo y de su Obra Redentora en la cruz del Calvario. 

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

(1ra de Timoteo 2:5).

"Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí."

(Juan 5:39).

La prédica de nuestra era

Se enfoca mucho en el diezmo, la evangelización, las ceremonias, las responsabilidades de los diáconos y de los ujieres en la iglesia. Se escucha hablar de milagros y de la prosperidad financiera.

Se planifican estudios bíblicos sobre el matrimonio, el noviazgo y el crecimiento de la iglesia. Se levantan fondos para agrandar el edificio, etc.

¿Acaso estos temas son incorrectos? De ninguna manera, lo único que nada de esto va a marchar bien si no se escucha predicar a Cristo y a éste crucificado.

La meta del mensaje Cristo - céntrico

Es llevar a los pecadores al arrepentimiento, hacerlos bajar al fondo de sus corazones para que puedan pensar en cuán lejos están de cumplir la Ley Moral de Dios.

El Evangelio de Cristo nos humilla, nos destroza el alma y nos lleva a la cruz de Cristo arrepentidos por nuestros pecados. Cuando el Evangelio es bien predicado nos debe producir una necesidad imperiosa por un Salvador que redima nuestras almas del infierno eterno. (Lucas 14:15-24).

Cuando el mensaje está centrado en Cristo nos lleva, a nosotros, los pecadores a la convicción de pecado y nos hace ver el abismo que sucumbe entre nuestras conductas y un Dios absolutamente 

Santo. 

"Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

(Juan 16: 7 y 8).

El teólogo evangélico británico John R. Stott dice: "Si quitamos a Jesús de Nazaret del centro del cristianismo, simplemente lo que quedaría es un cascarón vacío".

 

Si quitamos a la persona de Cristo del centro de la fe cristiana, seríamos como dijo el Apóstol Pablo: "Los más dignos de lástima de todos los hombres".

(1 de Corintios 15:19).

El mensaje que tiene a Cristo como el centro de su predicación siempre va a apuntar al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. (Juan 1:29). 

¿Quién debe ser el centro?

Cristo es nuestro Salvador Personal y debe ser el centro de toda nuestra vida cristiana e incluso el centro de todos nuestros mensajes sobre el Evangelio. Cristo es la piedra angular que vinieron a desechar los edificadores. (Lucas 20:17).

¡Cristo y sólo Cristo es quien merece toda la Gloria por la redención de nuestras miserables almas!

Si no tengo nada, tengo a Cristo, y si no logro nada en este mundo, me gozo en haber sido conquistado por Cristo. Si muero me voy con Cristo, y si acaso todavía me da vida Dios, entonces debo vivir para Cristo. "Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia". (Filipenses 1:21).

La predicación correcta debe hacer énfasis en Cristo
y en Su Obra Redentora para salvarnos.

¡Cuando escuches 

el próximo mensaje

pregúntate si han mencionado,

el pecado, la cruz de Cristo

y al Salvador de tu alma!

Ejemplo de una alabanza Cristo-céntrica.
Cristo es Poder - Nelson Ned
00:00 / 00:00

Aquí debajo les dejo otra canción de Nelson Ned que apunta solamente a Cristo.

¿Quiere recibir un aviso
por correo de los
 editoriales nuevos?
Conecte con este portal 
  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • Pinterest Logo
  • instagram logo
  • youtube logo
  • Vimeo App Icon
Un Portal que proclama
Que todos los cristianos genuinos,
 somos:
Salvos por gracia
y justificados por la fe.