¿A qué se referia Cristo con esto de pasar por el ojo de una aguja? Parece indicar la historia que se manejaban dos tipos de puertas importantes en la ciudad.

Mientras la puerta grande se abría para que pasaran los mercaderes y los animales, la pequeña se abría sólo para los caminantes y por esta puerta pequeña o "aguja" no podían pasar animales grandes como los camellos.

 

Por lo tanto no podemos hacer una interpretación literal de esto porque en ese tiempo no existían las agujas como las conocemos hoy en día.

Cristo muestra lo difícil que les será entrar al cielo, para aquellos que aman más las riquezas que a Dios. Sin embargo; este joven rico se acerca a Jesús y le argumenta lo siguiente:  “Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?”. (Mateo 19:20).

Pero Jesús quien no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre. (Juan 2:25), le dice:

"Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz". Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

(Marcos 10:21y22).


Cristo toca el punto más sensible del corazón de este joven rico, pues él podía envanecerse con el cumplimiento de otros mandamientos de la ley; pero le faltaba la compasión por los pobres, el deseo sincero de compartir algo de sus bienes con alguien en necesidad y aún mucho más, no tenía la disposición de abandonar sus riquezas para tomar su propia cruz y seguir a Jesucristo.

Pueden haber cristianos ricos en el mundo que hayan almacenado grandes sumas en los bancos y hayan llegado a tener buenas inversiones; pero ojalá que Dios obre en sus corazones para que nunca pierdan su confianza en Jehová, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.

(Isaías 26:4).

¿Sinceramente esperas y crees en una mansión gloriosa? ¿La anhelas o no?

He tenido el privilegio en este mundo de poder vivir junto a una persona multimillonaria. Traté muchas veces de hablarle de Cristo; pero siempre me manifestó su absoluto rechazo. Pude notar de cerca que sus millones de dólares no le quitaron nunca su estrés, el sufrimiento, la enfermedad, no le dieron un hogar y pude apreciar en su diario vivir el vacío espiritual que hay todavía en su corazón.


Los ricos tienen una gran tragedia en sus vidas y es que ponen todo el descanso de sus almas en el dinero. Sin darse cuenta han fabricado a lo largo de muchos años un ídolo llamado, el dios-dinero. Creen que su fortuna les podrá resolver el amor, la felicidad, la salud y la paz interior.

La revista Forbes ha colocado en el número uno (por muchos años) al hombre más billonario que hay en los Estados Unidos de América, nos referimos a Bill Gates quien es el fundador y el presidente de la compañía Mircrosoft. ¿Tiene usted idea de cuantas computadoras en el mundo utilizan el Windows y los paquetes de Microsoft Office?

Hace poco tiempo pude darme cuenta de cuanta obra social realiza este hombre con la Fundación Bill y Melinda Gates (B&MGF). Está considerada como la obra privada de caridad más grande del mundo entero, sus oficinas centrales están en la ciudad de Seattle, Washington. E.U.A

Sin embargo; ¿cree usted que ya habrán comprado la Vida Eterna?

Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos. Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso. Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción.

 

Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores.

(NVI, 1ra de Timoteo 6:7-10).

A veces pienso que será muy difícil para un cristiano rico entonar de corazón este himno que se expone en el video que sigue, quizás algo ya pasado de moda y desconocido para muchos cristianos de hoy.

Es que a veces creemos pero no soñamos con un hogar más allá del sol, donde no habrá más este orden de cosas terrenales.

Sin embargo; Dios tiene preparado para sus hijos, antes bien, cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón de hombre, por ende nadie puede imaginarse en verdad ese hogar que está más allá, realmente sí, mucho más allá del sol. (1ra de Corintios 2:9).

¿Quiere recibir un aviso
por correo de los
 editoriales nuevos?