Tipos y figuras de la Biblia

¿Sabías de estas analogías? Israel, el pueblo escogido por Dios fue sacado de Egipto por la mano poderosa del Señor. En su peregrinar por el desierto siempre fueron infieles a Dios; pero aún así llegaron a la tierra de Canaán y finalmente tuvo Dios mismo que descender en forma humana a este mundo para morir en una cruz por su pueblo y poder redimir a ellos y a nosotros, los gentiles.

Definitivamente que el pueblo de Israel no pudo con sus obras, ceremonias y cumplidos, satisfacer la santa justicia de Dios, esto sólo lo pudo lograr la persona de Cristo.

Tú y yo también, hoy somos ese pueblo que Dios ha escogido y nos ha sacado de este mundo de pecado por la mano poderosa del Señor (no por nuestros esfuerzos piadosos) y qué pesar; pero en medio de nuestro peregrinar cristiano siempre estamos siendo infieles a Dios.

Por lo tanto, no queda otra alternativa que abrazar y creer en el sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario para redimir todas nuestras miserables maldades.


En medio del desierto el pueblo de Israel tuvo muchas quejas y pecados; pero Jehová Dios siempre fue paciente y amoroso con ellos, satisfaciendo sus necesidades en medio de los grandes desafíos que resultó su peregrinar a la tierra prometida.

Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. (Jeremías 2:13).

-Hoy ya sé, los hijos de Dios, han tomado de la peña de Horeb, y no corren de aquí para allá, buscando donde calmar

su sed-

Historia de la Biblia

Los primeros versículos del capítulo 17 de Éxodo nos describen la historia de cómo los israelitas argumentaron contra Moisés y le dijeron: ¿Para qué nos sacaste de Egipto? ¿Sólo para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestro ganado?

Clamó entonces Moisés al Señor, y le dijo: ¿Qué voy a hacer con este pueblo? ¡Sólo falta que me maten a pedradas!

Entonces, el Señor le dijo: golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo.

Dios en Su Gracia, les hizo brotar una fuente de agua de la roca de Horeb. ¡Qué maravillosa paciencia y tolerancia de Dios hacia los pecadores que le provocan! Dios muestra su poder y su compasión en medio del desierto y hace un milagro de misericordia para su pueblo.

Cristo es la peña de Horeb

El apóstol Pablo nos aclara a la luz del nuevo pacto lo siguiente: y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

(1 Corintios 10:4).

Las figuras de Dios y Cristo, como una roca, fuerte y firme corren por todas las Escrituras y puede hacerse un estudio muy precioso de esto.

Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio. (Salmo 18:2).

Aunque la maldición de Dios podría haber sido justamente ejecutada contra nuestras almas culpables, he aquí que el Hijo de Dios es herido por todos nosotros y Cristo Jesús viene a ser la provisión abundante y constante de esta agua viva que necesitamos los cristianos.

Muchas veces hemos argumentado a Dios en medio de nuestro desierto: y hemos dicho: ¿Señor, estás conmigo o no?

Pero nunca Dios nos ha desamparado por nuestras rebeldías, no ha volcado su ira sobre nosotros en medio de nuestras infidelidades, y no ha dejado de amarnos y abrazarnos con su bendita gracia.

Dios nos ha enviado una peña de Horeb que brota agua viva por todos nosotros. Espero por la gracia de Dios, que usted se encuentre bebiendo de ella.

Tomando de la fuente - Danny Berrios
00:00 / 00:00

Jesús dijo a la mujer samaritana:

Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. (Juan 4:13 y 14).

¿Quiere recibir un aviso
por correo de los
 editoriales nuevos?