Un faro es una torre de señalización luminosa situada en un litoral marítimo, que sirve como referencia y aviso costero para los navegantes en aguas profundas, principalmente en las horas oscuras de la noche. Este faro, tiene en la cima una lámpara muy potente que sirve como guía. 

Los cristianos genuinos, a través del bregar por este mundo, hemos percibido que la luz de Cristo ha estado siempre alumbrando nuestras vidas en nuestras noches más oscuras, y ha guiado nuestra embarcación en las tormentas más devastadoras que hayamos podido afrontar en esta vida.

Por favor, medite en esta pregunta: ¿Habría naufragado usted si no fuese por la firmeza de este faro (Cristo) o quizás usted considera que su fortaleza de espíritu es suficiente para haber permanecido en los caminos del Señor?

Los creyentes que hemos llevado muchos años en la viña del Señor arribamos a un cúmulo de experiencias, y hemos palpado con nuestros ojos a muchos flaquear en la fe, traicionar a Cristo y naufragar en su relación personal con Dios.

Debemos reconocer que si no hubiera sido por Cristo (Faro Divino) nosotros también hubiéramos desistido totalmente de la fe cristiana y es muy probable que estaríamos alejados de Dios como no lograríamos imaginarGloria sean dadas a Dios por este faro que nos ha alumbrado y que nos dice:

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 

 

Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos.  (Juan 10:27-30).

Gracias a Dios por Jesucristo, toda nuestra vida cristiana se la debemos a Él. Cristo siempre ha iluminado nuestro camino para que podamos ver y he aquí uno de los misterios que los hijos de Dios podemos entender.

Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados.

(Juan 9:39).

Esta reflexión es para aquellos, que como muchos, hemos visto la Luz Divina de Cristo en nuestras vidas y podemos dar testimonio de la constancia y la firmeza de Su Gracia.

Reconociendo que no merecemos nada, que no somos dignos de esa luz, que no la habíamos buscado y que no la habíamos visto en medio de nuestras densas tinieblas. 

¡Qué misterio tan precioso! Cristo siempre ha estado iluminando nuestras almas y aún continúa haciéndolo.

Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras

eran malas. 

(Juan 3:19).

Cristo mi camino guió

¿Quiere recibir un aviso
por correo de los
 editoriales nuevos?