LA GRACIA DE DIOS ES PARA TODA LA VIDA

Por Samuel Santiesteban

¿Sabía usted esto?  Hay muchos cristianos que creen que la gracia de Dios se hace evidente y toma todo su efecto en el momento de la conversión del pecador.

 

Estas personas creen que es precisamente, en el instante de la conversión, que la gracia entra a jugar un papel crucial. Es decir, creen que cuando el pecador reconoce sus pecados, pide perdón por ellos y acepta a Jesús como su Salvador personal, entonces la gracia de Dios se derrama sobre él y le hace un hijo amado.

 

¿Sabía usted esto? La Biblia enseña que la gracia de Dios es para toda la vida. El favor de Dios es para todos Sus hijos, hoy y por la eternidad. La gracia es el sustento y el aliento de todo cristiano escogido por la soberanía del Altísimo. Los seguidores auténticos de Cristo necesitamos la gracia para cada instante de nuestra existencia.  Es nuestro sostén y confianza plena de un amor incalculable y de un favor inmerecido para aquellos que hemos sido escogidos por Dios, no por obras o iniciativa nuestra.

 

El Apóstol Pablo fue un expositor incomparable del Evangelio y un defensor de la gracia de Dios, por lo que terminaba todas sus epístolas con una frase muy peculiar: La gracia del Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

 

Hay ciertos conceptos bíblicos que deben estar muy claros para que el conocimiento del sano Evangelio de Cristo penetre en nuestras mentes y baje profundamente a nuestros corazones.

El cristiano nunca podrá vivir sin pecar. La santidad no es un estado alcanzable por el esfuerzo del creyente, sino que es un estado divino otorgado por Dios para aquellos que han sido salvados. Somos pecadores, hijos del primer Adán y nuestra batalla no es contra sangre y carne sino contra principados y contra huestes de maldad. (Romanos 7:24 y Efesios 6:12).

 

¿Cómo podremos bregar en esta vida sin el sostén y la confianza que nos concede la sublime gracia de Dios? Su gracia es la compasión de Dios a favor nuestro para perdonarnos constantemente; es el beneplácito divino con el cual Dios nos mira a través del prisma santo de la Sangre derramada de Cristo. Esto es algo tan divino e inexplicable que no todos los cristianos lo pueden comprender y disfrutar; pero Dios ya nos ve santos, glorificados y sentados en los lugares celestiales junto a Su Hijo. (Efesios 2:4 al 8).

No podría sostener mi fe, ni mi vida espiritual sin sentir la gracia de Dios a favor mío. No tendría fuerzas ni interés alguno para seguir escribiendo en este Portal Cristiano si no creyera con toda certeza y confianza que esta maravillosa gracia es un favor inmerecido. No la puedo explicar, no entiendo el porque me inquieta; no la merezco, ni la he buscado, no la he conseguido, ni la he ganado. Es algo celestial que siento en mi ser interior, es un fuego, es una voz dulce y tierna que me ratifica el amor de Dios, y que me declara que es para siempre. ¿La ha sentido usted? Si es así, esta gracia irresistible es nuestro sostén y abrigo para cada situación de nuestra vida en esta tierra, venga lo bueno o tengamos que afrontar lo peor.

 

Dios siempre nos observa a través de Cristo, constantemente sigue teniendo piedad de nosotros porque hemos creído en el sacrificio santo y consumado de Jesucristo. Hemos sido crucificados con Él, y seremos también levantados y glorificados con Él. Y esto es el gozo de nuestra salvación y el divino descanso que sostiene a todo verdadero cristiano.

Porque un momento será su ira,
Pero su favor dura toda la vida.
Por la noche durará el lloro,
Y a la mañana vendrá la alegría. 
 

Salmo 30:5

Del infierno acosado
aunque se viere,
burlará sus furores
Quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos,
cruces, desgracias;
siendo Dios su tesoro,
Nada le falta.

Id, pues, bienes del mundo;
id, dichas vanas,
aunque todo lo pierda,
Sólo Dios basta.

¡No más argumentos! Estas cosas están escritas para aquellos que Dios ha escogido en Su soberana voluntad. Estas almas entenderán mis letras y seguirán gozándose conmigo en la eternidad. Para estos cristianos genuinos esparcidos por cada rincón de la tierra, yo escribo.

Termino con un himno que ratifica muchas veces esta verdad tan sublime: ¡Que la gracia del Salvador siempre dirija nuestro vivir!

Véase. Lamentaciones 3:23 al 25.

¿Quiere recibir un aviso
por correo de los
 editoriales nuevos?