La fe es un regalo que nos ha hecho Dios. Efesios 2:8

¿Tiene usted fe en Jesucristo? pues toda la Gloria la merece Dios y debe abandonar todo el orgullo o el mérito por poseerla porque esto es un don de Dios y no sé por qué razón habrá Dios otorgado este privilegio divino a usted. !Aleluya! ¡Que sea Él Glorificado! 

Sobre el origen de

nuestra fe en Dios

La Gracia es contraria al Evangelio torcido

 

Por lo general, el Evangelio de Cristo se ha comunicado como una serie de cosas por hacer y otra cantidad enorme de cosas que no pueden volver a hacerse.

 

¡Qué necedad la del hombre! No ha entendido que el glorioso Evangelio de Cristo es para cojos, mancos y ciegos. Es para las prostitutas, para los ladrones, para los homosexuales, para los criminales y para los más depravados de esta tierra.

Los que defendemos las doctrinas de la Gracia inmerecida hablamos de un Dios que toma seres que no pueden ser reconocidos y aceptados, que toma gente destrozada para hacerlas reconocidas y aceptadas por Él a través de la obra preciosa y terminada de Cristo en la cruz del Calvario.

Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido. (Lucas 9:10).

 

Jesús vino a resucitar a muertos, a restaurar vidas abatidas, vino a transformar a pescadores de peces en pescadores de hombres, y no a dar nuevas técnicas de predicación a los escribas y fariseos, quienes eran eruditos de las Escrituras en su tiempo. Más bien a estos les dijo: Yo vine a este mundo para juicio; para que los que no ven, vean, y para que los que ven se vuelvan ciegos. (Juan 9:39).

 

Jesús muestra una Gracia soberana para que los pecadores sean incluidos y no expulsados, sean perdonados y no condenados, sean salvados y no perezcan. Este es el mensaje del amor sin condiciones de Dios para los más atormentados por el pecado.

 

Por lo cual te digo que sus pecados, que son muchos, han sido perdonados, porque amó mucho; pero a quien poco se le perdona, poco ama.

Entonces Jesús le dijo a la mujer: Tus pecados han sido perdonados. (Lucas 7:47 y 48).

¿Quiere recibir un aviso
por correo de los
 editoriales nuevos?